Nuestra historia

Empezamos nuestra aventura en 1.992, cuando compramos los edificios que estaban en el solar donde años más tarde se edificarían los apartamentos El Rincón de Bustio, con la intención de rehabilitarlos como vivienda unifamiliar particular. 

Finalmente, examinamos la afluencia que en esta zona estaba teniendo el turismo rural, por lo que cambiamos de idea y decidimos aprovechar los edificios para esta nueva forma de turismo.

En diciembre de 1998, comienza el derribo de los dos edificios antiguos, una casa-socarreña y una cuadra. Quisimos respetar las paredes oeste de dichos edificios, pero no fue posible, por el mal estado en que se encontraban y los peligros que conllevaban, en cuanto a seguridad, infraestructuras, etc. y aquí, realmente, empieza una ardua y difícil tarea en cuanto a modificación de proyecto e ideas generales, que gracias, entre otras muchas personas, al constructor, basándose en su conocimiento profesional, transmitidas al arquitecto director de obra, fueron posibles para que después de 1 año y 3 meses pudiéramos ver concluida y rematada esta obra, incluyendo todo tipo de percances lógicos, e incluso alguno ilógico,  de una obra.

Dándole forma para albergar seis apartamentos, formato que hasta entonces era desconocido, turísticamente hablando, en nuestra zona. Podemos estar orgullosos de ser pioneros en ofrecer apartamentos con servicio de hotel, ya que no era habitual encontrar  estas prestaciones en este tipo de alojamiento. Basándonos en las preguntas habituales de los clientes, como si había servicio de limpieza diario, que tipo de  menaje o lencería de hogar incluía.

Mª Mar Arias y Javier Sousa

Historia de una rehabilitación: 17 años de turismo rural